La cantante Miley Cyrus debutó en el Palau Sant Jordi la noche 13 de junio en Barcelona.

Como telonera, actuó la Dj Lydia Sanz quien animó al público con su música.

Como se puede observar en la fotografía, a través de una pantalla grande se abrió una pequeña puerta donde apareció un tobogán en forma de lengua, su signo de identidad y, por esa lengua, bajó la cantante, dando así comienzo a su actuación Miley Cyrus,  ex Hanna Montana e hija del cantante de country Billy Ray Cyrus.


Según la organización, el aforo fue total, un éxito.

La cantante cambió de vestuario en diversas ocasiones, llevando esencialmente bodies que le daban una cierta “cacha” poniendo, así, en evidencia sus constantes ocurrencias subidas de tono.

Como datos curiosos de su actuación, podemos comentar que tiró al suelo unos billetes de dolares, y  en un momento dato, vació media botella de agua por el escote mientras las otra se la bebió y la escupió  al público.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Este no es un show normal”  anunció la cantante, en alusión a las cámaras que la estaban grabando.

La cantante Miley Cyrus tiene poco repertorio, ya que renuncia a cantar  la mayor parte del material de sus años adolescentes. Muchas de sus fans esperaban escucharlas, pero no pudo ser.

Anoche completó el tiempo que le quedaba con secuencias de versiones de canciones de otros cantantes.

Empezó el concierto con una canción de los Beatles, en este caso Lucy in the sky with diamonds, que grabó con Flaminig Lips. Y siguió con actuaciones muy sorprendentes, como Bob Dylan (You’re gonna make me nonesome when you’re gone), Lana de Rey (Hey Ya) y Dolly Parton (Jolene). 

El concierto resultó ser más bien de versiones, que canciones de ella.

El show fundió de guiños eróticos y sorprendió a todo el público con la cantante sobrevolando encima de una salchicha flotante con la bandera Estadounidense.

Reportaje: Ana Corral

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.