MANOLO GARCIA Y SU GIRA “GEOMETRIA DEL RAYO” HIZO REVENTAR EL PALAU SAN JORDI DE BARCELONA EL 20 DE OCTUBRE

Manolo García presentó la noche del pasado 20 de octubre, los temas de su nuevo disco “Geometría del rayo” en el Palau Sant Jordi de Barcelona, con todas las entradas agotadas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sobre el escenario pudimos disfrutar, durante tres horas y cuarto, del Manolo García del amor y del desamor, en definitiva, de su peculiar estilo de hacernos llegar lo que él siente a los que sentimos como él.

Al comienzo:  “Dije una vez que nunca tocaría en el Palau Sant Jordi, ¡nunca digas nunca jamás!”. Y su dedicatoria a los poetas, con mayúsculas, en el concierto “a Adrià Puntí e Ivette Nadal.

Al inicio, el violín de Olvido Lanza como introducción de ‘Malva’; Más tarde, con la guitarra clásica de Víctor Iniesta que nos conmovió con ‘Con los hombres azules’.

En una parte del concierto, estuvo acompañado en el escenario por los músicos con los que grabó “Geometría del Rayo” en The Club House Studios, en Rhinebeck, Nueva York, el cuarteto Gerry Leonard y Meghan Toohey a las guitarras, Sarah Tomek a la batería y Jessica Hume al bajo, músicos neoyorquinos que han colaborado con grandes artistas como David Bowie, Steve Tyler, etc.

Hacia el final, todo preparado en el escenario para que tras ‘Nunca el tiempo es perdido’, Manolo García se acercara al público mostrando su sonrisa complacida, descamisado, y disfrutando de su poder con sus frases: “actuar aquí es como estar en el callejón de mi barrio, entre vecinos”. Y apelando a la diversidad “a los visitantes de otros lugares del Estado, ¡Barcelona hospitalaria!”.

Tras sus nuevos temas ‘Humo de abrojos’ y ‘El frío de la noche’, el grupo volvió a sus posiciones y Manolo García se dispuso, ya en los bises, a consumar la noche“Sóc feliç!”, exclamó. “A esto se le llama parar el tiempo”, exclamó antes de comenzar por éxitos como ‘Pájaros de barro’, ‘A San Fernando, un ratito a pie y otro caminando’ y el hito de El Último de la Fila ‘Como un burro amarrado a la puerta del baile’. En fin, una noche inolvidable para repetir.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.