Una 67ª gran gala que galardona a Marc Màrquez y Mireia Belmonte

Son las ocho de la tarde y el Palau de Congressos de Catalunya acoge, un año más, la gran gala del Mundo Deportivo. Tras haber entrado toda la prensa al recinto y colocarse alrededor de unos 70 periodistas en la zona mixta frente al photocall, comienzan a llegar todos los invitados. Son mil y todos son fotografiados. Algunos, como Edmílson, Marc Marquez, Mireia Belmonte o Bartomeu, son entrevistados por medios audiovisuales y más tarde entran en la Sala Expo, donde tiene lugar la gala. Pasan y posan desde ex deportistas hasta las máximas autoridades de Catalunya, pasando por artistas, rostros conocidos de la televisión, deportistas de máxima actualidad o actores.

Una hora más tarde y siendo puntuales, Toni Clapés –actualmente conductor de Versió RAC 1– comienza el acto. Todo está en pie y se sigue el timing, pero el presidente de la Generalitat Artur Mas aún no ha llegado. Saltan su turno y esperan su presencia mientras éste finaliza la comparecencia en la comisión sobre el caso Pujol que se lleva a cabo en el Parlament, a unos 20 minutos. Así pues, es el turno del director del Mundo Deportivo, Santi Nolla. Más tarde subirá al escenario el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, el cual coincide con la llegada de Mas y declara su comodidad en el evento: “Bona nit a tots, amigues i amics. Em fa especial il·lusió estar a la gala del Mundo Deportivo, una tradición a la Nostra ciutat. Felicitats als finalistas”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Arranca la entrega de los 9 premios por designación cuando pasan las nueve y media de la noche. Los invitados ya tienen hambre, pero no tendrán que esperar mucho, ya que el proceso se hace ameno y se proyectan en la sala unos vídeos excelentemente montados sobre cada uno de los reconocimientos. El escenario –sencillo, pero original- simula la estética del diario mediante una gran pantalla donde van apareciendo los galardonados. Uno de estos nueve premios fue especial y realmente emocionante. Se trata del Trofeo a la Gesta Humano-Deportiva Banc Sabadell, que en un principio debía recoger el futbolista Georgio Samaras. Al no poder asistir, lo hizo el niño con síndrome de down Jay Beatty, al cual le tiene especial cariño. Éste enterneció e hizo reír a los allí presentes con algunas declaraciones: “Me gusta el Barça, pero prefiero el conjunto de Glasgow”.

En estos momentos, a las 22:20h, la protagonista es la cena. Los medios de comunicación marchan a la primera planta y los invitados comienzan a degustar el aperitivo. Éste, estará confeccionado por milhojas de berenjena, queso de cabra, tomate y albahaca fresca, un mini canelón de salmón con crema de wasabi y reducción de soja, un mini botón de hierbas, ceps, espárragos y tomate confitado y financier de especies, semiesfera de foie y lyo de frambuesa. Para el menú, por si fuera poco, tienen la oportunidad de probar un rico risotto de black quinoa, espárragos verdes, dorada de la costa y crema de ceps. A esto se le suma el cordero confitado, crujiente de patatas, cebolletas y pimientos con jugo de rustido. Posteriormente, un trufito y el café. Nada mal.

Pasados 20 minutos de las once y con el estómago lleno, da comienzo la segunda parte donde se entregarán los 2 premios más importantes de la velada. El primero, premio a la mejor deportista del año, lo recoge la nadadora Mireia Belmonte, una clara favorita desde que se anunciaron los finalistas. Actualmente posee seis medallas en el Europeo de piscina larga y cuatro oros en el Mundial de piscina corta; galardón merecido. El segundo premio que se otorga, esta vez pasando a la categoría masculina, va destinado al bicampeón del mundo de MotoGP más jóven de la historia, Marc Márquez. Ambos suben al escenario y se fotografían junto a Godó y Mas y expresan su especial ilusión y felicidad.

El evento da por finalizado y los propios asistentes se comienzan a fotografiar dentro del recinto con las figuras públicas más reconocidas. El caso de Marc Márquez es el más significativo, ya que los medios de comunicación le arropan y los seguidores le persiguen para que les firme un autógrafo.

 

Todos contentos, marchamos antes de las doce a casa con el Mundo Deportivo bajo el brazo y una botella INEDIT Damm de regalo. ¡Hasta el año que viene

Reportaje: Cristian Sanchez

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.